Crónica y fotos de la presentación de “El rincón de mi cabeza” de Los Benito en Manresa

Los Benito llegaban a Cataluña el pasado 3 de noviembre para tocar por primera vez en Manresa. En la sala Stroika. Un concierto enmarcado en la gira “Todo va bien”, en la cual están presentando su sexto trabajo de estudio, “El rincón de mi cabeza”.

Pasadas las 22:30h, el grupo Ron de Kaña aparecen en el escenario. Repasan, durante poco más de una hora, temas de sus dos discos (“Al sol y al viento” y “No me arrepiento”) y van calentando la velada marcándose un concierto sensacional.

Poco antes de la media noche, se apagan las luces de la sala y se abre el telón. Llega el momento. Suenan las notas del Último Mohicano a la vez que se contemplan las sombras estáticas de Ismael, Nacho, Vicente y “Loco“. Llegan los primeros acordes guitarra, acoplándose perfectamente con el final de la intro. Y se hace la luz. Aparece Quini, toma posición en el centro del escenario y arranca el show. Es la introducción a dos horas de rock en que Los Benito no dejaron de dar caña a los allí presentes. Un público entregado que les recuerda que estos 20 años de carrera les están sentando genial.

En el concierto hay momentos para todo. Hay momentos para la crítica y la reivindicación: “Las calles dormidas” levanta la voz ante los actuales acontecimientos políticos de este país (¿qué sería de un concierto de rock sin un poco de provocación?). Hay momentos para la ternura: “Tirabuzones” y “Para siempre” sacan a relucir su parte más sensible. Y hay momentos para el recuerdo: “María” y “Fue mi abuelo” echan la vista atrás para encontrarse con sus antecesores.

Como era de esperar, el clímax llega en el momento que sacan toda la artillería pesada: “Ayer soñé”, “Aquellas cosas que solíamos hacer” o “Loko”, entre otras, hacen que la sala se venga abajo.

Y, por si alguien se había quedado con la duda de cuál es su tierra de procedencia, despiden el concierto con el tema “Valencia Ciudad” y con el sonido de petardos y fuegos artificiales.

Sencillamente GENIAL.

Lejos de ser un grupo frío y distante, Los Benito interactuaron constantemente con los allí presentes: se aceptaron, gratamente, una gorra y una bandera que llegaron volando desde la pista hasta el escenario; se vio a Nacho tocar entre el público y encima de una de las barras de bar de la sala; y se hizo un guiño a unos de los buques insignia de la ciudad: el mítico equipo de baloncesto del TDK Manresa.

Con un sonido claramente “rockanrolero”, con unas letras directas y atrevidas, y con una puesta en escena enérgica y descarada, Los Benito dejaron un gran sabor de boca a todos los asistentes al concierto. Y éstos se despidieron del quinteto valenciano haciéndole llegar un claro mensaje: que los manresanos ya han iniciado la cuenta atrás esperando el regreso de Benito Kamelas a la ciudad.

Texto y fotos: Sergi Desfarchau

Noticias relacionadas


¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies