Crónica y fotos de la tercera edición del D.C. Rock Festival de Madrid

El pasado sábado 21 de octubre se celebró en la sala Nazca de Madrid la tercera edición del D.C. Rock Festival, la cual comenzaba con la triste noticia de la caída del cartel de la formación de Power Metal Third Dim3nsion por enfermedad del cantante.

Puntualmente, a las ocho y media de la noche, abrieron el festival Bloody Mary, una banda veterana en los escenarios con su formación habitual: Jorge, Arturo y Fernando, los cuales consiguieron un muy buen sonido en la sala Nazca Music Live y una buena sintonía entre los componentes de la banda, pero que contrastaba con una sala un poco vacía a esas horas. Los madrileños intepretaron un total de catorce temas dentro de un set list bastante correcto, al que le pusieron entusiasmo tanto en el escenario como en la pista, tocando incluso por toda la sala.

Para Bloody Mary este era un concierto muy especial, ya que se despedían de los escenarios después de muchos años sobre las tablas, por lo que aprovecharon la ocasión para cerrar a lo grande con algunos clásicos como “Whole Lotta Rose“, “Suspicious Mind” y “Video Killed“.

Después de Bloody Mary era el turno de otra banda madrileña: Sex, que celebraban un año en los escenarios. Sex es un grupo de Rock and Roll joven, con mucha vitalidad, muchas ganas de tocar y, sobre todo, con mucha fuerza sobre el escenario a pesar de que durante los primeros temas de su actuación la formación madrileña tuvieron que lidiar con algunos problemas técnicos que, por suerte, solventaron con el paso del concierto. Como nota negativa, me gustaría recalcar que el exceso de volumen fue algo que se mantuvo durante todo el concierto; para gusto los colores y para temas, los doce que se marcaron Sex, algunos de ellos fueron “Going Down“, “Coming Home“, “Money“, “Johnny” y, para cerrar su actuación, “Mama“.

A las once menos diez de la noche era el turno de Electric Tattoo, con Sebas, Ramón, Luis y Miguel. Hard Rock en estado puro, con una buena voz y una muy buena guitarra de mano de Ramón, la cual sonaba realmente bien. Electric Tatoo son una banda que han conseguido crear un sonido muy compacto pero que, por desgracia, tuvieron que actuar ante un público que cada vez era más escaso.

Texto: Aitor Recio
Fotos: Rubén Cano

Noticias relacionadas


¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
  • Don Din-don

    si no tocaron goin down

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies